“Sabemos que, con los años, la ciencia ficción se hace menos ficción y más ciencia. Leyendo El día de los trífidos hoy, en medio de la pandemia, vemos que los trífidos exterminadores y el virus implacable se asemejan atrozmente, y que, si la lógica poética sirve de algo, nosotros también, como los supervivientes de Wyndham, sabremos vencer al enemigo inhumano.”

Alberto Manguel

 

«Si sabes que es miércoles y la mañana empieza como si fuera un domingo, algo muy grave tiene que estar pasando en alguna parte». De esta forma tan inocua comienza una de las novelas más famosas de catástrofes. Al día siguiente de que una lluvia de meteoritos caiga sobre Inglaterra, Bill Masen es uno de los pocos afortunados que conserva la vista. Londres está lleno de hombres y mujeres que vagan en busca de ayuda y en algunos casos tratan de esclavizar a quienes todavía pueden ver. Pero en este mundo postapocalíptico tienen que sobrevivir a otra amenaza: los trífidos, unas plantas carnívoras de más de dos metros de alto, que pueden desplazarse y que poseen aguijones letales. ¿Tienen los seres humanos alguna posibilidad ante un enemigo así?

John Wyndham Parker Lucas Benyon Harris (1903-1969) es un autor clásico británico de ciencia ficción. Probó distintas profesiones como agricultor o marchante de arte antes de dedicarse a escribir relatos detectivescos y de ciencia ficción. Entre sus obras hay títulos imprescindibles como El día de los trífidos, Las crisálidas y Kraken despierta, que se desarrollan en escenarios postapocalípticos. Algunas de sus novelas, como Los cuclillos de Midwich y Chocky también han dado lugar a versiones cinematográficas o televisivas igual de inquietantes.

 

El día de los trífidos
John Wyndham
Traducción de Catalina Martínez Muñoz
264 págs. – 21,50 €

Alianza Ed. – Col. Runas
Publicación el 28 de enero